nina-con-vestido-carters-azul-rosado-1

Antenoche fue sin duda una de las peores noches de mi vida. Como algunos saben por nuestra página en Facebook, Amelie tiene neumonía y ha estado con temperaturas muy altas los últimos 4 días. La fiebre la mantenía muy cansada y poco hacía. No había salido de la casa y se la pasaba acostada la mayoría del día excepto por algunos minutos en que lográbamos bajarle la temperatura lo suficiente. Se notaba que le dolía el cuerpo y está increíblemente congestionada.

Antenoche por fin dejó de tener fiebre e inmediatamente recobró su energía. Comenzó a jugar un poco y mover cosas de un lado para otro como hace usualmente. Y luego llegó la hora de dormir, que por estos días es las 8:30 o 9 de la noche.

Nuestra rutina de la noche es muy ligera pero ya por varios meses ha funcionado bien. A las 8 de la noche ya hemos comido y Amelie esta jugando conmigo o cerca a mi. Se nota que se está sintiendo cansada y llega un momento en el que me jala de la mano para ir a la cama a dormir. Llevamos un libro, lo leemos en la cama, amamanto y ella rueda un rato en la cama hasta que queda profunda. Luego yo me levanto y hago una que otra cosa hasta la media noche cuando me voy a dormir. Es una rutina que ha funcionado bien y a la que me he acostumbrado.

nina-con-vestido-carters-azul-rosado-2

Pero antenoche fue diferente. En la noche tuvimos visita y la hora de ir a dormir llegó algo más tarde que de costumbre. Como siempre me jaló para ir a la cama, leímos un libro, tomó leche, rodó un rato, pero luego se levantó y salió a la sala a volver a jugar. Me levanté detrás de ella a ver que era lo que quería y la ví jugar unos segundos antes de jalarme para ir a dormir de nuevo.

En resumen luchamos por horas. HORAS! Hasta que finalmente se quedó dormida a las 3:30 de la mañana.

Horas y horas en las que lo intenté todo y ella no paraba de llorar. Tal vez le dolía la pancita pues llevaba tres días sin comer y tomando antibiótico. Tal vez tenía hambre. Calenté sopita y se la ofrecí a media noche. Lloró mientras la preparaba. Lloró cuando se la ofrecí con una cuchara. Lloró cuando dejé de ofrecerla. Lloró  porque sí y porque no. Se notaba que ella misma no sabía porque lloraba. Estaba muerta del sueño pero no quería dormir. No sabía que quería. Le cambié el pañal dos veces. Le cambié la pijama. Le ofrecí agua y como no tomó le di un poco con la geringa del antibiótico para asegurarme que no era por sed que lloraba. Luego le dí sopa con la geringa para asegurarme que no era por hambre que lloraba. Le medí la temperatura y le di Ibuprofeno y luego Acetaminofen porque el médico dice que si uno no sirve le puedo dar el otro. Llamé al pediatra, quien me devolvió la llamada a eso de la media noche diciéndo que si era una infección de los oídos se iba a curar con el mismo antibiótico que estaba tomando para la neumonía y no había nada más que hacer. Lo intenté todo. Y a eso de la 1 de la mañana encontré algo de paz en aceptar que ya no había nada más que hacer. No era hambre y no era sed. No tenía el pañal sucio, ni le apretaba la ropa, ni tenía algún pelo enredado en un dedo como he oído por ahí. Si era dolor no tenía más que hacer por ahora. Estaba cansada pero solo podía esperar que se durmiera. Y con esa paz me senté junto a ella en la cama a verla llorar y la abracé cuando quería un abrazo.

Y finalmente se durmió.

Yo por otro lado estaba completamente traumatizada y agotada. Prendí el televisor y vi un programa por una hora más hasta que me tranquilicé lo suficiente para ir a dormir. Y no dormí más de 3 horas cuando Amelie despertó un poco antes de las 8.

Todo el día estuve pensando en la noche que venía. Tenía pánico de tener que volver a pasar por lo mismo. Tenía que hacer las cosas diferente. Algo tenía que cambiar.

Llegó la noche y Amelie me jaló de la mano para ir a dormir. Leímos un libro, tomó leche, rodó un poco en la cama y se levantó y salió a la sala. La seguí y la vi jugar unos segundos antes de volver a jalarme a la habitación. De repente recordé lo que he leído sobre la necesidad que tienen los niños de poner a prueba los límites que imponemos. Es algo muy normal y necesario es su desarrollo, y he leído sobre la importancia de respetar esa necesidad mientras mantenemos esos límites claros.

Posiblemente tenía que ver con la falta de actividad de los últimos días. Con la fiebre, el dolor en todo el cuerpo, el cambio drástico en la rutina diaria y la incomodidad general de esos días… Sea como sea Amelie estaba poniendo a prueba los límites de la hora de dormir. No es que no estuviera cansada, o que tuviera hambre o sed. Tenía sueño pero quería saber que pasaba si se rehusaba a dormir.

Así que cerré la puerta de la habitación y me senté en el suelo junto a la cama a verla jugar con sus muñecos. Si ella necesitaba que yo le aclarara sus límites, lo iba a hacer con respeto y amor. Mientras ella jugaba pensé mucho en cuales eran los límites que quería marcar. Me pregunté si debía poner un límite de tiempo. Tal vez podía decir que si no se dormía en 20 minutos iba a dejarla sola en la habitación. Pero conociéndola sé que eso la iba a asustar e iba a llorar aún más. Nunca la he dejado sola a llorar y no quiero empezar ahora. Además que yo misma aveces no puedo dormirme en 20 minutos! Decidí que iba a imponer un limite de espacio. Ella podía jugar en la habitación casi a oscuras y en silencio hasta que estuviera lista para subirse a la cama a dormir. Yo me iba a quedar sentada en el suelo sin hablar más de lo necesario.

Me cogía las manos para jalarme hacia la puerta,

“Quieres que yo abra la puerta para salir. Pero es hora de dormir en la cama y no vamos a salir.” — le dije.

Me abrazaba el cuello para levantarme en dirección a la puerta,

“Me estás jalando porque quieres que abra la puerta. Me voy a quedar aquí sentada hasta que estés lista para dormir en la cama. Ya no es hora de salir.”

Lloraba intentando abrir la puerta ella misma y me pedía que le ayudara,

“Puedes jugar aquí mientras yo te miro o te puedes subir a la cama, tomar leche y dormir. Esas son tus opciones. Está muy tarde y ya no vamos a salir.”

Se me sentaba sobre las piernas y jalaba mi camisa para tomar leche y yo le decía,

“Quieres tomar leche pero aquí no te voy a dar. Cuando estés lista para dormir te doy leche en la cama.”

Durante más de una hora Amelie intentó por todos los medios que yo abriera la puerta y la dejara salir. Cada vez que no lo lograba lloraba con tristeza y enojo. Se mordía las manos de mal genio, lloraba y gritaba, y volvía a jugar por unos minutos antes de volverlo a intentar todo de nuevo. Me trajo zapatos para que me pusiera a ver si así sí salíamos. Me trajo su abrigo y me pidió que se lo pusiera. Se lo puse y pensó que tal vez así si salíamos. Lloró y gritó cuando le dije que nos íbamos a quedar en la habitación y me pidió que le quitara el abrigo de nuevo.

Y luego de intentarlo todo, se subió a la cama y me dijo “night night” que es su “buenas noches” en inglés.

“Me estás diciendo que estás lista para dormir. Te voy a dar leche y decimos buenas noches.”

Tomó leche. Rodó en la cama un rato. Y quedó profunda.

Y así recordé que Amelie ha pasado y pasará por varias etapas de desarrollo. Logramos mantener los límites claros y la calma durante una etapa dura. No me cabe duda que mañana será más fácil hasta que pronto volveremos a nuestra rutina fácil de hace un par de días.

nina-con-vestido-carters-azul-rosado-3

 

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

Tagged with:
 

hora-de-comida

Uno de los temas más comunes entre mis amigas mamás es el de las comidas y lo estresante que puede ser. Hay tantos posibles obstáculos y tanta información contradictoria! Empezando desde la leche materna, y el miedo a no producir suficiente. Algunos nos dicen que no estamos alimentando lo suficiente y otros aconsejan que alargue el tiempo entre sesiones. Muchas preguntas! Cuando pasar a la leche de vaca o mejor nunca? Cuando empezar a dar alimentos sólidos? Será mejor hacer puré? Será mejor darles a cucharadas o dejarlos comer solos? Estarán comiendo lo suficiente? Necesitarán un suplemento alimenticio? Deberán terminarse todo lo que les servimos? Cuando comenzar a enseñar modales en la mesa?

Todo esto puede causar mucho estrés en padres y niños!

En mi opinión el estrés durante la hora de comida viene principalmente por dos partes: Primero por nuestro temor a la desnutrición. A que no coman lo suficiente, que no crezcan, que se enfermen. Segundo a la idea de que es nuestra responsabilidad enseñarles como comer. Modales de mesa, a usar la cuchara, terminar lo que se le sirvió en el plato.

En la primera, mi solución ha sido seguir amamantando el segundo año. De este modo le permito el tiempo y la libertad para aprender a comer sin apuros ni miedos. Mientras tanto tengo la paz de saber que está recibiendo la nutrición que ella necesita gracias a mi leche. Si lo piensan de este modo, la mayoría de los niños de dos años siguen dependiendo de la leche para suplementar su alimento diario. La diferencia es que se les ha pasado de leche de humano a leche de vaca. El mismo objetivo, distinto animal. Y como yo amo amamantar, Amelie ama amamantar, y he sido bendecida con leche abundante, no veo el punto de pagar para comprar leche de otro animal para darle a mi hija humana.

En mi nuevo video muestro como estoy manejando el segundo tema. Nuestra idea de que es nuestra responsabilidad enseñarle a comer a los niños. Y lo que yo propongo es que no lo es! En temas de alimento he encontrado la paz en confiar en que mi hija tiene la habilidad y la determinación para aprender a comer sola. Así como aprendió a gatear sin mi ayuda, a pararse, a caminar y a hablar. Lo único que yo debo hacer es crear un espacio seguro y constante donde ella pueda practicar. Eso es todo.

Yo pienso que mi responsabilidad como la madre de Amelie es la de decidir cuando y donde se come. El qué y el como se lo dejo a ella.

Así manejo yo el cuando y el como:

CUANDO: Como Amelie va al daycare 3 o 4 días a la semana, yo hago lo posible por seguir el horario de comidas y siesta que usan allá, en los días en que ella está conmigo.

Otra forma en la que manejo el cuando es creando una rutina corta para antes de comer. La muestro en el video y ha sido importante porque le ayuda a prepararse mentalmente para la hora de la comida.

DONDE: Hago lo posible por estar en casa cuando llega la hora del desayuno, almuerzo y cena. Así podemos hacer la rutina de antes de comer. Hace unos meses, cuando Amelie era lo suficientemente alta para sentarse por si sola en una silla pequeña para niños, pasé nuestras comidas a su mesita pequeña. Esto puede ser incomodo para algunos, yo como soy más bien bajita quedo bien en la sillita y mesita. Lo hago porque veo lo importante que es para ella tener la independencia de decidir sentarse para comer y pararse cuando ya ha terminado.

Esta forma de comer me presentó el nuevo reto de lograr que Amelie se quede sentada para comer en vez de pararse a jugar. Así que cree una regla para manejar el donde. My regla dice que para comer tiene que estar sentada y no se permiten juguetes en la mesa. Cuando ella se para le retiro la cuchara y le digo que para seguir comiendo tiene que sentarse, de lo contrario yo estoy entendiendo que ella ya terminó de comer y puedo retirar su plato. Usualmente esto es suficiente para que ella se siente y siga comiendo un rato más. Se lo recuerdo cada vez que se levanta, con calma le recuerdo que para comer hay que estar sentada y levanto el plato para que ella no pueda comer hasta que no esté sentada de nuevo. Esto lo hago usualmente dos o tres veces hasta que llega un momento en el que la veo muy distraída y no parece escucharme cuando le hablo. Eso me dice que ella ya terminó de comer. Le digo que entendí que ella ya terminó así que voy a remover su plato. Aveces se molesta, pero la mayoría de las veces no le importa porque efectivamente ya había terminado. Cuando sí le molesta le digo que entiendo que le molestara que yo levantara el plato, que ya pasó la hora de comer, y que más tarde habrá otra oportunidad. Así estoy estableciendo reglas claras y evitando frustraciones ni presión innecesaria. Paciencia es la clave aquí porque me imagino que pasarán años antes de que ella se quede sentada una cena entera por su propia cuenta!

Así que para el tema de el qué y el comoPara el qué le ofrezco una variedad de comida y respeto su decisión de comer y dejar lo que ella quiera. Hago lo posible por mantener la variedad pero siempre incluyo algo que sé que le gusta y se va a comer. Arroz, pasta, papa, tomate, fresas… todas buenas opciones.

Para el como me establecí a mi misma la regla de no dirigirla cuando come. No le digo que coma, ni como come, ni cuanto come. Solo controlo donde come (en la mesa y sentada sin juguetes). No la manipulo pidiéndole que coma por mi, o un poquito más, o que se termine lo que le serví porque hay niños con hambre en Africa. A eso de los 14 meses comencé a dejar una cuchara o un tenedor en la mesa con la comida. No le mostré como usarlo aunque ella podía verme a mi como ejemplo. No le pedí que lo intentara. Simplemente lo dejé disponible para ella. Poco a poco comenzó a practicar y ahora los usa regularmente.

Eso es todo. Yo sé que cada padre tiene su propio modo. Este ha funcionado muy bien para mi porque mantiene las horas de la comida libres de estrés. Los resultados han sido positivos y eso me ha dado más confianza en mi método. Espero que a alguien le sea de ayuda también!

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

 

Un año y medio después y nos mudamos de nuevo. Yo necesitaba un nuevo comienzo. Algo que simbolizara el principio de una nueva etapa. Un sitio que podamos llamar nuestro hogar por muchos años.

Desde que empecé a pensar en niños sabía que quería vivir en Burbank. Aunque a pocos minutos de donde vivíamos antes, es una ciudad independiente de la metrópolis de Los Angeles y por eso tiene su propia casa de gobierno, empresa de acueducto, electricidad, y más importante, sistema de educación. Los colegios tienen calificaciones altas, la ciudad es considerada segura, limpia, los parques bellos, y tiene un centro lindo donde salir a comer y de compras.

El problema es que como yo, muchos padres y futuros padres, quieren vivir en Burbank, así que la demanda de vivienda es grande, y cuando algo sale al mercado, se toma tan rápido que no hay tiempo para nada. Después de varias semanas buscando el sitio perfecto, llegamos a una casita pequeñita en la calle Catalina. Los que han seguido este blog saben de la importancia de ese nombre para mi. Y al entrar a la casita y ver lo linda que era. Con tanta luz, una cocinita nueva, pisos de madera, y patio pequeño para Amelie, en una zona tranquila… me pareció que la propia Catalina -mi Catalina- nos lo estaba mandando a nosotras.

Para más resultó que los dueños de la casita son Colombianos. Bogotanos como yo! Era perfecto. Todo perfecto. Aplicamos y fué nuestra. Empacamos y nos mudamos. Y ahora la llamamos nuestro hogar.

Tenemos un parque para niños a cada lado de la cuadra. Un árbol de mandarinas y uno de limón afuera. Los pajaritos cantan toda la mañana. El colegio elemental a solo 4 cuadras para cuando sea necesario. Un Target a 5 cuadras -que peligro!  Un gimnasio a solo 3 cuadras para cuando me decida a usarlo. Y otro montón de tiendas y cosas por visitar. Además de estar más cerca de muchas amigas que tenemos en la ciudad. Y aún a solo 10 minutos del daycare de Amelie.

Aquí van algunas fotos de nuestro nuevo hogar chiquitito. :)

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-2a

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-6

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-7

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-10a

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-9
diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-11

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-12

 

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-14

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-20a

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-17
diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-19

 

 

 

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-4

El año pasado Amelie fue una bailarina. Este año fue un hadita inspirada en Campanita. En Abril la abuelita USA le regaló un vestido verde para pascua. Lo usamos y me pareció que sería perfecto para un disfraz de Campanita. Así que ya tenía el disfraz decidido con  6 meses de antelación.

Los abuelos USA llevaban desde Abril muy ilusionados con la idea y vinimos a pasar el fin de semana con ellos. Pensé que Amelie podía estar lo suficientemente mayor para disfrutar de pedir dulces, y el barrio donde viven los abuelos es de lo más tranquilo… perfecto para salir a caminar y pedir dulces!


disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-6

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-3
disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-8

Desde la mañana le hablé de Halloween. Le conté que se iba a poner el vestido y las alitas y saldríamos a pedir dulces a cada puerta diciendo ¨Trick or Treat¨. Le mostré su calabaza y le conté que la íbamos a usar para guardar todos los dulces.


disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-11

No sabía si se iba a aguantar el vestido y las alitas. A ella poco le gusta que le pongan cosas incómodas. Los zapaticos hacen ruido al caminar… todo un poco incomodo… Pero todo le pareció bien! Estaba muy concentrada observando cada cosa nueva. Tomó su calabaza como un trabajo serio y no la soltó.

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-13

Antes de salir hicimos una ronda de prueba. Los abuelos felices con cada momento y Amelie de muy buen ánimo para complacerlos a todos. Ella tocó la puerta, Chad abrió y le dió dulces. Ella sacó algunos y los guardó en su calabaza. Todo el tiempo muy concentrada en su tarea.

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-14
disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-16

Regresamos una hora después con una calabaza llena de dulces. Ella caminó, tocó puertas, cogió dulces, los guardó en su calabaza y siguió a la siguiente puerta. Nunca soltó su calabaza… aún cuando ya estaba pesada.

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-18

Al regresar sacó sus dulces y le dió uno a cada uno. Luego se sentó con calabaza en las piernas a mirar cada dulce…

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-22

… una de las casas le dio una cajita de Cracker Jack – palomitas de maiz con caramelo, tal vez lo menos peor de todo el arsenal. Por suerte ella parece más interesada en mirar el dulce que en comerlo!

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-1

Que buen Halloween! Todos estamos de acuerdo que ahora con Amelie cada fecha importante es aún más especial :)

2014-actividad-sensorial-para-ninos-en-halloween-bolsitas

Amelie aún está muy chiquita para entender bien todo el tema de Halloween y de pedir dulces. Pero en los últimos meses he notado que ella absorbe todo lo que le digo. Aveces hago algo y horas más tarde la descubro haciéndolo ella también!

Así que he pasado horas en el fabuloso Pinterest buscando ideas de actividades para niños chiquitos inspiradas en Halloween. Una de las ideas que encontré fué la de bolsitas sensoriales. Hace mucho quería prepararle bolsitas sensoriales a Amelie y esta es la oportunidad perfecta. No solo es un buen ejercicio sensorial, pero también una buen forma de introducirla a las formas y colores características de Halloween.

Compré todo lo que necesitaba para esto en la tiene de 99 centavos y me tardé 5 minutos en prepararlo. He dejado una de las bolsitas afuera y he visto a Amelie descubrirla varias veces y se queda unos minutos mirándola, tocándola y explorando.

Todo lo que necesitan es una bolsa re-sellable como las Ziploc, algún líquido – yo usé gel de cabello en una y gel antibacterial en otra -, y figuritas de colores, formas y texturas diferentes para que los niños toquen y exploren. You usé escarcha, pepitas, borradores pequeñitos con formas de Halloween e insectos plásticos.

——

Algunos que nos siguen en Instagram on en nuestra página en Facebook saben que estamos en plena mudanza. Este es el último video que grabé en nuestro viejo apartamento. Solo vivimos aquí poco más de un año pero cuantos momentos compartimos en esas paredes!

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

Hace poco compartí un articulo en internet. Era en inglés y hablaba de como entre padres nos criticamos cada decisión sin saber la historia completa. Yo hago lo posible por recordar que cada madre y cada niño es diferente y cada uno hace las cosas como mejor le funcionan, pero aveces me encuentro criticando casi inconscientemente. Por ejemplo cuando veo un niño gritando y haciendo rabietas en un almacén, suelo pensar que la mamá no le está poniendo el suficiente cuidado. Pienso esto sin saber siquiera que ha pasado el resto del día. Tal vez la mamá ha estado presente todo el día. Lo ha llenado de abrazos y besos mientras el niño saca dientes nuevos con mucho dolor y mal genio. Tal vez justo en el momento en que pasó por mi lado el niño empezó a gritar de nuevo y ella no había tenido tiempo de reaccionar. Tal vez ella estaba terminando alguna tarea para poderse concentrar en su hijo de nuevo.

Tal vez ocurren muchas cosas que claramente yo no sé. Pero es un instinto muy humano el de criticar. Y creo que cuando se trata de bebés y niños pequeños es más fuerte aún porque sentimos la necesidad de protegerlos a toda costa… aveces de sus propias madres!

Así que en honor a esta idea, aquí les dejo algunas verdades de esta casa. Unas que puedo contar con orgullo, otras que seguro me criticarán, y muchas increíblemente contradictorias! Esto para que tomemos conciencia que no hay padres perfectos. Y que bueno fuera que aprendiéramos a juzgarnos unos a otros un poco menos!

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

  • Casi toda la ropa que compro para Amelie es en descuento o usada porque sé que crece muy rápido y es una pérdida de dinero
  • Gasté $700 dólares en una cuna que nunca usé con colchón hecho de materiales orgánicos que solo ha recogido polvo en mi habitacióncajon-en-la-cuna-del-bebe
  • Solo compro productos libres de parabenos y otros ingredientes tóxicos para el cuerpo de Amelie
  • Pagué $30 dolares por esmaltes de uñas para niños, no tóxicos y comestibles
  • Intenté usar pañales de tela por 6 meses y me pareció mucho trabajo
  • Sufro cada mañana al dejar a Amelie en el daycare mucho más que ella
  • Una vez la dejo en el daycare me invade una sensación de libertad increible
  • Desde muy pequeña he acostumbrado a Amelie a leer libros y ahora le encanta
  • Hay días en que me pide que le lea un libro y no lo hago porque estoy ocupada
  • Nuestra rutina de la mañana es muy constante y las dos la disfrutamos mucho
  • Nuestra rutina de la noche es muy inconstante porque hay días en que estoy cansada y no quiero hacer más que acostarme con ella a ver televisión o leer libros

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

  • Nunca le he dado leche de vaca
  • Nunca le doy jugos de empaque porque están llenos de azucares malos
  • Una vez Amelie tomó cerveza por puro descuido mío. Solo la probó y no le gustó
  • También ha probado café por descuido mío
  • Aveces le doy un dulce lleno de azucares malos porque disfruto de verla disfrutarlo
  • No me interesa enseñarla a ir al baño y que deje lo pañales rápido. Decidí permitirle que aprenda ella a su propio ritmo
  • Colechamos desde que nació
  • Amelie nunca ha pasado una noche lejos de mi

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

  • Amamanto y aún no tengo planes de dejarlo
  • Amelie no vé muñequitos en la televisión. Antes le mostraba Peppa Pig aveces, pero dejé de hacerlo
  • Tenemos como regla no prender el televisor antes de la 5PM
  • Después de las 5 prendo el televisor para ver lo que yo quiera. Nada que la traumatice pero me aburren los muñequitos!
  • Comemos frutas y verduras todos los días
  • Mantenemos una dieta pescado-vegetariana
  • Nos encantan las papas fritas de McDonalds
  • Olvido cargar snacks cuando salimos al parque. Casi siempre Amelie termina comiendo fruta que trajo otra mamá amiga. Tanto así que ellas ya se han acostumbrado a ofrecerle
  • Nunca olvido llevar un cambio de ropa extra por si tiene la oportunidad de jugar en barro o agua
  • Cuando llueve salimos a saltar en charcos aunque tengamos gripa
  • Me como las uñas desde que tengo memoria y Amelie comenzó a comerselas también. Tal vez es hereditario, tal vez lo aprendió viéndome, tal vez es cierto lo que dicen algunos y es el resultado de algún trauma emocional que yo le he causado
  • Amelie va a crecer sin el recuerdo de sus padres viviendo juntos y eso me mata de tristeza aveces
  • Amelie va a crecer sin el recuerdo de sus padres peleando y eso me tranquiliza inmensamente
  • En Navidad y cumpleaños va a recibir dos regalos (de papá y mamá) en vez de uno de los dos

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

haul-ropa-nina

Estamos felices que llegó el otoño! Por fin comenzamos a sentir el aire frío en las mañanas aunque aún se caliente bastante más tarde en el día. Eso es lo que nos encanta de vivir en Los Angeles! Tenemos estaciones y la posibilidad de cambiar de ropa, pero no tan intensas que nos congelen las narices en el invierno!

La desventaja es que ya de por sí hay que comprar ropa para Amelie seguido con tanto que crece, pero ahora tengo que comprar para clima frío también. Ahora tiene 20 meses y me doy cuenta que alguna ropa de 18 ya no le sirve. Sobre todo las camisetas que, por lo larga, ya muestran el ombligo.

Usualmente compro camisas y sacos de la talla que es – 24 meses ahora. Y pantalones y vestidos de una talla menos -18 meses aún. Como es tan delgada los pantalones y vestidos le quedan anchos si son de su talla. Una talla menos quedan hermosos… los pantalones un poco altos con sus piernas largas y los vestidos arriba de la rodilla :)

Se nota que disfruto vistiéndola?! Tengo que aprovechar ahora que ella viste como yo quiero. Pronto perderé ese lujo.

En nuestro último paseo a las tiendas de descuento compramos ropa en Carters, Baby Gap y H&M. Como verán en el video estoy medio obsesionada con la ropa de color gris. Me parece que se vé hermosa de gris! No lo puedo evitar.

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.



como-ensenar-al-nino-a-ir-al-bano-facil-3

Amelie tiene 20 meses! No puedo creer lo grandota que está mi bebé. Ya parece que la palabra bebé le quedara pequeña… aunque como dicen las mamás veteranas: Siempre será mi bebé :)

Y justo para celebrar sus 20 meses, esta chica decidió sorprenderme con su primer uso de su bacinilla (bacenilla, orinal, inodoro chiquitito :)

como-ensenar-al-nino-a-ir-al-bano-facil-1

Este tema de enseñar a ir al baño es muy popular. Al buscar en internet encontré millones de artículos sobre el tema. Parece ser que para algunos padres esto es toda una pesadilla, y para otros requiere muy poco trabajo. Además que si se busca la edad ideal para aprender a ir al baño se encuentra también todo tipo de información. Hasta he encontrado gente que quiere que sus hijos usen el baño en el primer semestre de vida! Que locura!

Para mi la misma idea de “Enseñar a ir al Baño” me parece algo innecesario y un poco irrespetuoso. Así que de ahora en adelante me voy a referir a esto como “Aprendiendo a ir al Baño”. Los términos no son muy diferentes pero el cambio de enseñar a aprender cambia totalmente mi actitud y nivel de paciencia en este tema.

Enseñar a ir al baño infiere que un niño necesita de alguien que le diga cuando y como dejar los pañales. También infiere que es decisión de los padres el cuando y el como, y más aún que es su responsabilidad. La idea de enseñar a ir al baño pone a los papás en esa posición incomoda en la que empezamos a escuchar la opinión de todo el mundo a nuestro alrededor que dice que ya deberíamos haber comenzado y que como es que nuestra criatura de un año AÚN usa pañales!

Un punto de vista que me gusta más es el de Amelie aprendiendo a ir al baño. Esta idea infiere que ir al baño es una etapa más de desarrollo que Amelie logrará cuando esté lista y a su propio paso. También infiero que mi responsabilidad  es este proceso es la de facilitar un espacio en el que ella se sienta segura para dar sus primeros intentos. 

Si lo piensan, para poder ir al baño hay que estar listo física, mental y emocionalmente:

Físicamente al ser capaces de controlar esfínteres.

Mentalmente al ser capaces de entender y de avisar, antes de.

Y emocionalmente al estar listos para dejar algo cómodo que han tenido desde el nacimiento: los pañales y la libertad de hacer del cuerpo cuando quieran y sin decirle nada a nadie.

Por otro lado, a esta edad los niños tienen una necesidad muy natural y sana de desafiar todo lo que los papás quieren de ellos. Y en este punto estoy segura que Amelie querrá dejar los pañales menos y menos mientras yo más se lo pida.

como-ensenar-al-nino-a-ir-al-bano-facil-2

Así que mi plan ha sido el siguiente:

1: entender que la edad ideal para dejar los pañales es entre los 2 y los 3 años. Esto lo dicen científicos y médicos con conocimientos muy avanzados en el tema

2: hace un par de meses puse la bacinilla en el baño, junto al inodoro que yo uso. Comencé a decirle a Amelie cuando yo iba a hacer “chichi” – así le decimos en mi familia a orinar y me parece una palabra más fácil para la chiquita a esta edad. Para mi fué importante empezar antes de los dos años para así sentir menos presión de ver resultados. Como empecé esperando dejar los pañales a los 3 años, he estado tranquila y permitiéndole a Amelie hacer o no hacer, tanto como ella quiera

3 (un poco desagradable, lo sé): al terminar de hacer del cuerpo le muestro a Amelie mi chichi y mi popó y al bajar el agua le decimos adiós

4: desde un principio Amelie se vió muy interesada en el tema de hacer chichi. Y en muy poco tiempo repetía después de mi la palabra. Le mostré que ella podía hacer chichi en su bacinilla mientras yo hacía en el inodoro. Desde ese día empezó a sentarse en su bacinilla (con ropa y pañal puestos) repitiendo la palabra chichi muerta de la risa cada vez que yo uso el inodoro. Lo más importante para mi en este punto ha sido no pedirle que se sentara en su bacinilla jamás. Solo le decía: “Tu puedes hacer chichi ahí.” y la dejaba que ella decidiera si le parecía bien o no.

Hasta hace unos días cuando Amelie me sorprendió una mañana. Me despertó diciéndome que quería hacer chichi. Yo caminé con ella al baño y al llegar me pidió con señas que le quitara el pañal. Se lo quité, se sentó en la bacinilla y orinó!

Me miraba con orgullo mientras cantaba chichi chichi chichi. Al final botamos el chichi en el inodoro y le dijimos adiós.

Sé que porque lo haga un día no significa que ya está lista para más, y no estaba equivocada porque no lo ha vuelto a hacer desde esa vez! Así que comencé el quinto paso.

como-ensenar-al-nino-a-ir-al-bano-facil-4

5: ahora en las mañanas lo primero que hacemos es ir al baño a hacer chichi. Le digo que voy a hacer chichi y ella me sigue. Ahora siempre me pide que le quite toda la ropa, pañal incluído antes de sentarse. Aveces se sienta por unos minutos y parece haciendo algo de fuerza como para que salga algo. Nada ha salido hasta ahora. Otras veces se sienta un segundo y luego se para a seguir jugando y tengo que perseguirla para ponerle el pañal de nuevo. Por más que quiero pedirle que haga chichi, no lo hago. Sé que no está de edad para hacerlo y como dije antes, mi trabajo en este proceso es el de facilitar, no el de dirigir

Aquí vamos hasta ahora. Ya contaré como vamos avanzando. Por ahora he decidido mantenerme alejada de libros, canciones y demás ayudas. Lo único que he usado es la palabra chichi que se ha vuelto algo divertido para la dos.

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

 

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-14

Como le llaman a la guardería en otras partes del mundo? En Colombia le dicen también Jardín Infantil. En Estados Unidos le llaman Daycare que traduciría algo así como el cuidado durante el día. No es lo mismo que el Kinder o el pre-escolar… aunque ahora que lo pienso creo que Jardín Infantil es el preschool de aquí. Que enredos! En todo caso, es ese sitio donde van los niños hasta los 4 o 5 años, algunas veces desde los 3 meses de vida. Por la sencilla razón de que los papás tienen que trabajar y no se pueden quedar en la casa con ellos.

Mi idea del tal daycare es que debe ser un sitio donde los niños vayan no a estudiar palabras, ni letras, ni números, sino a jugar, jugar y jugar. Y lo que se aprenda jugando es bien recibido.  O al menos pienso que así debería ser. Pero andamos con este afán de hacerlo todo antes y de que nuestros hijos sean los mejores en todo y los que leen primero, hablan primero y multiplican primero, que es difícil encontrar un sitio como el que yo buscaba.

La idea del daycare me daba pánico. Yo crecí con mi mamá cerca, en la casa, cuidándonos. Y aunque siempre me ha gustado la idea de trabajar en lo mío, pienso que lo ideal es pasar esos primeros años en la casa. Con mamá. Pero desde muy temprano me dí cuenta de lo difícil (imposible?) que es trabajar con un niño al lado. Cuando son bebés es más fácil. Aunque con repetidas interrupciones, algo podía hacer. Pero ahora que Amelie es toda una persona que camina, se comunica, grita y hace rabietas, no hay como hacer mucho con ella cerca. Así que Chad y yo nos pusimos en la tarea de buscar el daycare ideal. Hicimos una lista de los que habían cerca a su casa y a la mía. Visitamos varios y salimos muy decepcionados. Algunos era claro que no servían. Las chicas encargadas se mostraban nerviosas o fuera de control, los espacios eran sucios, pequeños o de otro modo inadeacuados. En una ocasión llegamos a un sitio donde las chicas encargadas no hablaban muy bien inglés pues eran immigrantes de Armenia (el pais, no la ciudad queridos Colombianos :) y  yo poco les entendía. En otro sitio alimentaban a los niños con compota Gerber y otros productos fabricados todos los días. Que horror!

Finalmente Chad encontró uno maravilloso! Llegamos un día hace casi un año al tour y desde que pisamos la casa supimos que ese era el sitio. Los dos a la vez. Es difícil de explicar pero yo baso bastantes decisiones en la energía que siento, y en eso Chad y yo estamos de acuerdo. Los niños se veían cómodos y tranquilos. Las chicas encargadas -todas hispanas- eran amables, tranquilas y bien educadas. La comida era hecha en casa por ellas mismas y se acomodaban a la dieta pescado-vegetariana que Amelie ha llevado desde que empezó a comer. El día se enfocaba en jugar, comer y dormir. Sin currículos, ni lecciones académicas. El espacio es abierto, con pasto y árboles y el salón abre sus puertas para ser interior y exterior a la vez. Cosa que en Los Angeles es posible porque el 90% de los días son bellos y secos. Además que por supuesto, eran bilingües!

Así que rápidamente llenamos aplicaciones, pagamos depósitos y nos sentamos a esperar un cupo que abriría en Noviembre (casi un año después del día que lo visitamos). Y hace dos semanas me llamaron a decirme que el cupo había abierto antes de tiempo! Yo acepté empezar hoy Lunes a regañadientes. Sabiendo que es una buena oportunidad para los tres, pero sin querer dar ese paso y aceptar que se me está creciendo mi chiquita.

Así que hoy fue el primer día en daycare. Y comenzó así:

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-4

Nos vestimos y comenzamos la tarea de decidir que amiguito iba a acompañarla en su primer día lejos. Sería el pollito amarillito que le regaló la abuelita Colombia?

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-1

La pinta de sandalias y medias está medio loca, pero dejen que explique. Amelie ha tenido la horrible maña de arañarse las heridas  últimamente, y en nuestro viaje a Nueva York coleccionó heridas por montones! Un pequeño raspón en la rodilla se ha vuelto una herida enorme. Unos picotes de mosquito otras grandes marcas. Y para peor le salió una ampolla un día que le puse unos zapatos sin darme cuenta que ya le quedaba pequeños :(

Así que en plenos 100 grados de temperatura (34 Celsius?), Amelie viste pantalón que ayuda a que olvide las heridas de las rodillas,  medias para que no se toque la ampolla del pie, y sandalias porque son los únicos zapatos que no le tocan la parte afectada. Pobre chiquilla, ojalá se sane todo pronto.


edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-5

Así que parecía que iba a ser el pollito…

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-7

hasta que apareció el conejo… Y decidió que era el conejo él que la iba a acompañar.

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-8

Para demostrarme lo grande que está decidió que iba a bajar las escaleras ella solita…

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-9

como toda una niña grande.

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-11

Y en el carro se encontró el burro Igor el que presentó un dilema grande…

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-10

Que decisión tan difícil! Aunque finalmente regresó al conejo… y sí, mi carro está bien desordenado :)

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-12

Llegamos al daycare y ella rápido se dedicó a jugar. Demostrándole a está mamá con los nervios de punta, que la que sufre de ansiedad de separación no es ella.

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-13

Al salir del jardín se me presentó un dilema a mi. Que hacer con tanto tiempo libre?! Había decidido no trabajar hoy pues pensé que no iba a poder concentrarme. Estaba nerviosa, algo triste y me temblaban las manos. Literalmente! Les ha pasado alguna vez o soy yo la única loca que tiembla al dejar a su niña por primera vez con una docena de extraños?

Fui al banco a depositar algunos cheques y me quedé averiguando que hacer para planear mejor mi futuro. Tenía pensado desde hace mucho empezar a ahorrar para la universidad de Amelie y tomar un rol más serio y organizado con el tema de mi pensión. Que como siempre he trabajado independiente… nadie ha hecho por mi.

Luego pasé por el supermercado a paso de tortuga como quién no tiene afán porque no tiene bebé que se aburre en 15 minutos. Más tarde volví a mi casa y trabajé por un par de horas de lo más tranquila como quien no tiene una niña que necesita atención cada 3 segundos. Más tarde preparé almuerzo con calma como quien no tiene una pequeña jalándole el vestido para que le ponga cuidado a ella, SOLO.A.ELLA!

edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-15

A las 3 de la tarde recogí a mi pequeña. Me parecía que 5 horas eran suficientes para el primer día. Ya había almorzado y dormido un buena siesta y cuando la recogí me saludó con su primera obra de arte.
edad-para-primer-dia-en-la-guarderia-ninos-16

 

En la tarde celebramos con una sopita de las que ella tanto ama. Estaba bien pero no muy tranquila. Tal vez no le dió tan duro como a mi pero por supuesto notó la diferencia. Estaba haciendo rabietas y en toda la tarde y noche no se me despegó ni un segundo.

Tomamos sopa, nos bañamos, leímos libros, nos hicimos cosquillas y reímos un rato. Nos abrazamos y amamanté más que nunca. Y finalmente, ya exhausta, se durmió.

Este día marca un cambio en nuestras vidas. Amelie comienza a compartir con otros lejos de mí. Aprende de otras personas y llegará a la casa con ideas nuevas e historias que no podrá compartir mientras aprende a hablar… Habrán experiencias en su vida, de las que yo no sepa nada y que no tengan nada que ver conmigo. Aumenta su independencia y crece mi bebé chiquito. Un pedacito de mi se quedó con ella hoy esas 5 horas… y algo me dice que así será por el resto de mi vida…

 

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

 

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

bebe-llorando-rabieta-daniela-rey-los-angeles-photographer-1

Hace unos días Amelie tuvo una rabieta monumental. Al llegar a la casa y bajarnos del carro le quité mi cepillo de pelo que permanece en el carro y ella no estuvo de acuerdo. Le expliqué en voz calmada que aunque yo entendía que ella quería jugar con él, ya nos bajábamos del carro, y el cepillo de allí no salía. Una regla que le molestó tanto que perdió el control de sus emociones.

La levanté del suelo y la cargué entre lágrimas, gritos y patadas hasta la casa. Una vez llegamos la puse en el suelo y me senté a su lado. Quería que supiera que yo entendía que ella había perdido el control. Estaba histérica y yo iba a esperar con calma hasta que ella se tranquilizara. Respiré profundo porque no es fácil ver a alguien que uno ama sufrir de ese modo. Yo estaba decidida a no intervenir. A respetar su espacio y no invalidar sus sentimientos. He aprendido a respetar a Amelie como un ser humano, y ser humano significa sentir toda clase de emociones. Todas válidas.

Después de un minuto que se sintió eterno, el llanto cesó y Amelie, respirando fuerte se levantó del suelo. Le pregunté sí quería un abrazo y ella corrió hacia mis brazos. Con sus bracitos rodeando mi cuello le dije: “Te molestó mucho que te quitara el cepillo. Tu querías traerlo contigo y yo te dije que se quedaba en el carro. Eso te molestó.”

Amelie me miró y yo supe que a sus pequeños 18 meses me había entendido. Respiró profundo y salió a investigar que había nuevo en la basura reciclable.

bebe-llorando-rabieta-daniela-rey-los-angeles-photographer-2

 

Esa fue la primera vez que tuvimos una rabieta que escalara hasta ese punto y ahora que sé como son, ruego a la vida que no nos toque una en público. Es difícil -casi imposible- ver a alguien que uno quiere sufrir de ese modo y no intentar distraerla o pedirle que deje de llorar. Pienso que lo mejor que hacer en esos momentos es mantener la calma y esperar que la parte más intensa pase. Sentarse al lado y dejarle saber que no está sola, y estar dispuesta a dar un abrazo cuando ella lo pida. Pero todo eso es más fácil escribirlo que hacerlo. Y en público, con gente mirando y criticando me imagino que debe ser algo traumático para todos…

Supongo que lo primero que haría yo es removerla del lugar. Si estamos comprando ropa por ejemplo, dejaría todo donde estaba y saldría de la tienda con Amelie dando patadas en mis brazos. La llevaría a un sitio un poco más tranquilo y esperaría hasta que dejara de llorar de ese modo tan intenso. Cuando esté más tranquila le dejaré saber que entiendo lo que sintió sin darle mi opinion o avergonzarla por haber perdido la compostura. Emociones tan fuertes, a una edad tan joven deben ser algo increíblemente dominante. Si lo son para mi y le llevo 26 años de ventaja!

Vamos a ver como me va cuando y si me toca ponerlo en práctica.

Para mis lectoras y lectores padres: como manejan ustedes una rabieta en público?

 

Nota: por si alguien lo está pensando… las fotos nos las tomé en media rabieta. En un momento así no me atrevería a sacar la cámara y de ese modo, faltarle al respeto en un momento de emociones tan intensas para ella. Las fotos son de otro momento en el que me avisaba que era hora de dormir :)