jean-piaget-cuando-le-ensenas-algo-a-un-nino-le-robas-la-oportunidad

Hace un año descubrí a RIE y el enfoque educaring de Magda Gerber.

Educaring™ esta basado en la premisa que los bebés tienen derecho al respeto como cualquier otro ser humano. Este enfoque nos alienta a dar a los bebés nuestra atención absoluta y detenida durante las rutinas de cuidado como son: el dar de comer, y cambiar el pañal. También nos invita a ofrecerle a los bebés la oportunidad de explorar libremente y sin interrupciones innecesarias, siempre y cuando ellos se sientan descansados y listos a explorar. – RIE

Los Martes atendemos una clase RIE que dura hora y media y tal vez lo más importante que he aprendido es que menos es más.

Los niños vienen preparados para aprender y crear y tienen la iniciativa natural de hacerlo. Pero aveces como padres lo que decimos y hacemos detiene ese progreso. Por ejemplo, cuando un bebé está luchando por alcanzar un juguete que esta a unos centímetros de distancia, nuestro instinto es acercarlo para que pueda jugar con él. No queremos ver a nuestros hijos sufrir y por eso le pasamos el juguete, pero el mensaje que recibe el bebé es que él solo no podía. Que pasa si no hacemos nada? Puede que llore un poco por frustración. Puede que ese mismo día no lo alcance. Pero lo vamos a ver luchar. Lo vamos a ver estirarse y esforzarse por llegar. Y un día lo va a alcanzar y va a saber que puede. Aveces vemos a un niño estirarse por alcanzar un juguete y no nos damos cuenta que él está tan interesado en el proceso de llegar a él como en tenerlo en sus manos.

“Cuando le enseñas algo a un niño, le robas la oportunidad de descubrirlo por si mismo.” -Jean Piaget

Palabras de Jean Piaget que resuenan en mi mente todos los días…

Otro ejemplo es cuando un niño está en silencio concentrado jugando con bloques de madera, y lo interrumpimos a mostrarle como hacer una torre más alta. Disfrutamos de ver a nuestros hijos divertirse y queremos ser parte del juego. Es algo inocente. O tal vez queremos mostrarle algo un poco más avanzado… que lo haga mejor. Pero otra vez le interrumpimos su concentración y le enviamos el mensaje de que ellos solos no pueden. Que para hacer las cosas “bien” deben buscar la ayuda nuestra. Y lo que esperamos es tener hijos con iniciativa propia de aprender y que sean capaces de concentrarse en una tarea… Parece que logramos lo opuesto verdad?

Aceleramos el proceso de aprendizaje mostrándole a nuestros hijos como hacer las cosas, pero les robamos la oportunidad de descubrirlo por si mismos, y lo que es peor, los volvemos dependientes de nuestra opinión y ayuda para crear.  Será que vale la pena?

Amelie se tardará tal vez más que otros en aprender cosas como los colores, los números y las letras. Yo no tengo afán y ella tampoco. Pero verla jugar independiente y aprender cosas ella solita no tiene precio. La cara de orgullo cuando logra hacer algo por lo que luchó tanto es en mi opinión, la clave del éxito futuro.

Los adultos más interesantes tienen mentes curiosas. Los niños nacen curiosos, y si se les deja solos, con pocas distracciones (sin TV!), es sorprendente como se entretienen con objetos sencillos como cocas, canastas y balones. Los vamos a ver investigar posibilidades que jamás se nos ocurrirían. Llenos de creatividad e independencia aprenden como funciona el mundo a su alrededor y desarrollan concentración y atención, mientras crece su amor por el aprendizaje. Amor independiente. Amor que no necesita ser alimentado por nosotros. Por lo contrario, necesita que nosotros lo dejemos ser.

Gracias a RIE he aprendido a permitirle a mi hija dirigir sus juegos y su aprendizaje a medida que ella misma esté lista. He aprendido que mi rol no es tanto el de enseñar, sino el de crear espacios seguros y reglas claras que le permitan a ella crecer sin peligros graves y sin la ansiedad de no saber hasta donde se le es permitido llegar.

“No es que sea muy inteligente, es que me detengo más tiempo en los problemas” -Albert Einstein

 

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

 

educar-la-mente-sin-educar-el-corazon-aristoteles

Hoy escuché esta frase en la radio y me llamó mucho la atención.

“Educar la mente sin educar el corazón, no es educación.” – Aristóteles

Uno de mis libros favoritos se llama Brain Rules for Baby, una guía para criar un niño feliz e inteligente de 0 a 5 años. Lo leí cuando aún estaba embarazada y fue una gran introducción al mundo de los niños. A ese libro le agradezco llegar a la maternidad con expectativas realistas. Aprendí que un bebé nace aún con su cerebro a medio desarrollar y con eso entendí lo que podía y no podía esperar de ella. Entender me brindó la paciencia que nunca pensé tener, y la presencia para disfrutar de Amelie por lo que ella es, no por lo que espero que llegue a ser.

Entender me ha permitido amarla. La amo de forma incondicional, paciente, sin resentimientos. La amo como ella es… perfectamente imperfecta.

Y amarla de ese modo, me ha permitido darle la liberta de ser y aprender a su propio ritmo. Sin agendas. Sin esperar que ella sea más o menos de lo que es.

Hace meses que cancelé mi subscripción a BabyCenter. Me enviaban cada semana un email con una lista de cosas que Amelie debería estar haciendo para su edad. Cada mensaje me causaba un poco de ansiedad y me llenaba de culpa cuando la creía atrasada. También me llenaba de orgullo cuando la creía adelantada. Me cansé de sentirme así. La amo como ella es, y hemos vivido juntas el tiempo suficiente para saber que algunas cosas saldrán como se espera, y otras no. Así que cancelé mi cuenta y dejé de preocuparme por el calendario de etapas de desarrollo.

Amelie, como todos los niños, aprende todos los días. Mi tarea no es la de preocuparme sino la de amarla y ofrecerle un espacio seguro y con reglas claras para que ella se desarrolle y se feliz. Espacio seguro, disciplina, alimento, sueño y muchos abrazos. Pienso que así me encargo de educar el corazón.

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

 

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Feliz año nuevo para todos! Espero que este año venga lleno de momentos especiales, retos que nos hagan crecer y momentos en los que, con los pies parados en el presente, nos maravillemos con tantas bellezas que tiene la vida.

Para mi el mejor regalo cada año de ahora en adelante – por el resto de mi vida – es Amelie.

Esta chiquita ha cambiado toda mi vida. Todo lo que hago lo hago pensando en ella. Y cada día es mejor porque la tengo a ella.

En menos de un mes cumple dos años de vida y sin duda han sido los mejores dos años de la mía. Esta niña es increíble y cada momento con ella es preciado!

Hoy nos divertimos corriendo en el campo abierto. Amo como estas fotos muestran lo bien que la pasamos juntas :)

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

nieve-de-mentiras-para-ninos

Super suave y fácil de preparar. Solo se necesitan dos ingredientes!

Todo lo que se necesita es:
1/2 taza de acondicionador de cabello (es mejor que sea blanco para que la nieve se vea blanca)
3 tazas de Bicarbonato de Sodio

Amelie se divirtió mucho ayudándome a mezclarlo.

La mezcla comienza a secar después de 1 o 2 horas. Si quieres que dure más puedes mezclar 1 o 2 cucharadas de acondicionador de cabello para humedecerlo otra vez.

Subscribe to our YouTube channel!

 Do you want more of This Playful Home throughout your day? Like us on Facebook here, follow us on Twitter here and find us on Instagram here!

Este año celebramos Navidad con Chad y los abuelos USA. Pasamos la noche en la casa de los abuelos viendo películas de Navidad y escuchando música. Cuando Amelie se fue a dormir, Chad y yo nos sentamos a preparar los regalos para Amelie. El más especial es una cocinita de KidKraft para niños que compramos porque desde hace tiempo la veíamos muy interesada en pretender cocinar, lavar platos, organizar, guardar y limpiar.

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Nos tardamos una hora armando la cocina que tenía más instrucciones que una de verdad. Y mientras la armábamos disfrutábamos pensando en como nos ha cambiado la vida desde que nació Amelie.

Las Navidades han cambiado y ahora a la media noche estábamos sentados preparando regalos para sorprender a nuestra hija en la mañana. Pienso que esta es la primera Navidad oficial que celebramos como padres. El año pasado Amelie era muy chiquita como para entender que estaba pasando. Pero está fue diferente. Cantó canciones de Navidad, destapó regalos y los disfrutó mucho!

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

La empacamos en papel de regalo y quedó lista!

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

En la mañana Amelie se levantó y abrió un regalito que había aparecido por arte de magia junto a la almohada. Así crecí yo y no quiero que se pierda la tradición de mi familia. Después salimos a ver que había en el árbol de Navidad…

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com

y sin duda el regalo que más le gustó fue la cocina! Jaló el papel que la cubría y sin esperar un segundo comenzó a cocinar, lavar platos y probar sus creaciones de mentiras.

Portrait, Family and Event Photographer Daniela Rey |NielaPhotography.com
Me encanta verla jugar. Ella tan seria cocinando, poniendo comida en el horno y sacándola mientras sopla porque está muy caliente :)

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

nina-con-vestido-carters-azul-rosado-1

Antenoche fue sin duda una de las peores noches de mi vida. Como algunos saben por nuestra página en Facebook, Amelie tiene neumonía y ha estado con temperaturas muy altas los últimos 4 días. La fiebre la mantenía muy cansada y poco hacía. No había salido de la casa y se la pasaba acostada la mayoría del día excepto por algunos minutos en que lográbamos bajarle la temperatura lo suficiente. Se notaba que le dolía el cuerpo y está increíblemente congestionada.

Antenoche por fin dejó de tener fiebre e inmediatamente recobró su energía. Comenzó a jugar un poco y mover cosas de un lado para otro como hace usualmente. Y luego llegó la hora de dormir, que por estos días es las 8:30 o 9 de la noche.

Nuestra rutina de la noche es muy ligera pero ya por varios meses ha funcionado bien. A las 8 de la noche ya hemos comido y Amelie esta jugando conmigo o cerca a mi. Se nota que se está sintiendo cansada y llega un momento en el que me jala de la mano para ir a la cama a dormir. Llevamos un libro, lo leemos en la cama, amamanto y ella rueda un rato en la cama hasta que queda profunda. Luego yo me levanto y hago una que otra cosa hasta la media noche cuando me voy a dormir. Es una rutina que ha funcionado bien y a la que me he acostumbrado.

nina-con-vestido-carters-azul-rosado-2

Pero antenoche fue diferente. En la noche tuvimos visita y la hora de ir a dormir llegó algo más tarde que de costumbre. Como siempre me jaló para ir a la cama, leímos un libro, tomó leche, rodó un rato, pero luego se levantó y salió a la sala a volver a jugar. Me levanté detrás de ella a ver que era lo que quería y la ví jugar unos segundos antes de jalarme para ir a dormir de nuevo.

En resumen luchamos por horas. HORAS! Hasta que finalmente se quedó dormida a las 3:30 de la mañana.

Horas y horas en las que lo intenté todo y ella no paraba de llorar. Tal vez le dolía la pancita pues llevaba tres días sin comer y tomando antibiótico. Tal vez tenía hambre. Calenté sopita y se la ofrecí a media noche. Lloró mientras la preparaba. Lloró cuando se la ofrecí con una cuchara. Lloró cuando dejé de ofrecerla. Lloró  porque sí y porque no. Se notaba que ella misma no sabía porque lloraba. Estaba muerta del sueño pero no quería dormir. No sabía que quería. Le cambié el pañal dos veces. Le cambié la pijama. Le ofrecí agua y como no tomó le di un poco con la geringa del antibiótico para asegurarme que no era por sed que lloraba. Luego le dí sopa con la geringa para asegurarme que no era por hambre que lloraba. Le medí la temperatura y le di Ibuprofeno y luego Acetaminofen porque el médico dice que si uno no sirve le puedo dar el otro. Llamé al pediatra, quien me devolvió la llamada a eso de la media noche diciéndo que si era una infección de los oídos se iba a curar con el mismo antibiótico que estaba tomando para la neumonía y no había nada más que hacer. Lo intenté todo. Y a eso de la 1 de la mañana encontré algo de paz en aceptar que ya no había nada más que hacer. No era hambre y no era sed. No tenía el pañal sucio, ni le apretaba la ropa, ni tenía algún pelo enredado en un dedo como he oído por ahí. Si era dolor no tenía más que hacer por ahora. Estaba cansada pero solo podía esperar que se durmiera. Y con esa paz me senté junto a ella en la cama a verla llorar y la abracé cuando quería un abrazo.

Y finalmente se durmió.

Yo por otro lado estaba completamente traumatizada y agotada. Prendí el televisor y vi un programa por una hora más hasta que me tranquilicé lo suficiente para ir a dormir. Y no dormí más de 3 horas cuando Amelie despertó un poco antes de las 8.

Todo el día estuve pensando en la noche que venía. Tenía pánico de tener que volver a pasar por lo mismo. Tenía que hacer las cosas diferente. Algo tenía que cambiar.

Llegó la noche y Amelie me jaló de la mano para ir a dormir. Leímos un libro, tomó leche, rodó un poco en la cama y se levantó y salió a la sala. La seguí y la vi jugar unos segundos antes de volver a jalarme a la habitación. De repente recordé lo que he leído sobre la necesidad que tienen los niños de poner a prueba los límites que imponemos. Es algo muy normal y necesario es su desarrollo, y he leído sobre la importancia de respetar esa necesidad mientras mantenemos esos límites claros.

Posiblemente tenía que ver con la falta de actividad de los últimos días. Con la fiebre, el dolor en todo el cuerpo, el cambio drástico en la rutina diaria y la incomodidad general de esos días… Sea como sea Amelie estaba poniendo a prueba los límites de la hora de dormir. No es que no estuviera cansada, o que tuviera hambre o sed. Tenía sueño pero quería saber que pasaba si se rehusaba a dormir.

Así que cerré la puerta de la habitación y me senté en el suelo junto a la cama a verla jugar con sus muñecos. Si ella necesitaba que yo le aclarara sus límites, lo iba a hacer con respeto y amor. Mientras ella jugaba pensé mucho en cuales eran los límites que quería marcar. Me pregunté si debía poner un límite de tiempo. Tal vez podía decir que si no se dormía en 20 minutos iba a dejarla sola en la habitación. Pero conociéndola sé que eso la iba a asustar e iba a llorar aún más. Nunca la he dejado sola a llorar y no quiero empezar ahora. Además que yo misma aveces no puedo dormirme en 20 minutos! Decidí que iba a imponer un limite de espacio. Ella podía jugar en la habitación casi a oscuras y en silencio hasta que estuviera lista para subirse a la cama a dormir. Yo me iba a quedar sentada en el suelo sin hablar más de lo necesario.

Me cogía las manos para jalarme hacia la puerta,

“Quieres que yo abra la puerta para salir. Pero es hora de dormir en la cama y no vamos a salir.” — le dije.

Me abrazaba el cuello para levantarme en dirección a la puerta,

“Me estás jalando porque quieres que abra la puerta. Me voy a quedar aquí sentada hasta que estés lista para dormir en la cama. Ya no es hora de salir.”

Lloraba intentando abrir la puerta ella misma y me pedía que le ayudara,

“Puedes jugar aquí mientras yo te miro o te puedes subir a la cama, tomar leche y dormir. Esas son tus opciones. Está muy tarde y ya no vamos a salir.”

Se me sentaba sobre las piernas y jalaba mi camisa para tomar leche y yo le decía,

“Quieres tomar leche pero aquí no te voy a dar. Cuando estés lista para dormir te doy leche en la cama.”

Durante más de una hora Amelie intentó por todos los medios que yo abriera la puerta y la dejara salir. Cada vez que no lo lograba lloraba con tristeza y enojo. Se mordía las manos de mal genio, lloraba y gritaba, y volvía a jugar por unos minutos antes de volverlo a intentar todo de nuevo. Me trajo zapatos para que me pusiera a ver si así sí salíamos. Me trajo su abrigo y me pidió que se lo pusiera. Se lo puse y pensó que tal vez así si salíamos. Lloró y gritó cuando le dije que nos íbamos a quedar en la habitación y me pidió que le quitara el abrigo de nuevo.

Y luego de intentarlo todo, se subió a la cama y me dijo “night night” que es su “buenas noches” en inglés.

“Me estás diciendo que estás lista para dormir. Te voy a dar leche y decimos buenas noches.”

Tomó leche. Rodó en la cama un rato. Y quedó profunda.

Y así recordé que Amelie ha pasado y pasará por varias etapas de desarrollo. Logramos mantener los límites claros y la calma durante una etapa dura. No me cabe duda que mañana será más fácil hasta que pronto volveremos a nuestra rutina fácil de hace un par de días.

nina-con-vestido-carters-azul-rosado-3

 

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

Tagged with:
 

hora-de-comida

Uno de los temas más comunes entre mis amigas mamás es el de las comidas y lo estresante que puede ser. Hay tantos posibles obstáculos y tanta información contradictoria! Empezando desde la leche materna, y el miedo a no producir suficiente. Algunos nos dicen que no estamos alimentando lo suficiente y otros aconsejan que alargue el tiempo entre sesiones. Muchas preguntas! Cuando pasar a la leche de vaca o mejor nunca? Cuando empezar a dar alimentos sólidos? Será mejor hacer puré? Será mejor darles a cucharadas o dejarlos comer solos? Estarán comiendo lo suficiente? Necesitarán un suplemento alimenticio? Deberán terminarse todo lo que les servimos? Cuando comenzar a enseñar modales en la mesa?

Todo esto puede causar mucho estrés en padres y niños!

En mi opinión el estrés durante la hora de comida viene principalmente por dos partes: Primero por nuestro temor a la desnutrición. A que no coman lo suficiente, que no crezcan, que se enfermen. Segundo a la idea de que es nuestra responsabilidad enseñarles como comer. Modales de mesa, a usar la cuchara, terminar lo que se le sirvió en el plato.

En la primera, mi solución ha sido seguir amamantando el segundo año. De este modo le permito el tiempo y la libertad para aprender a comer sin apuros ni miedos. Mientras tanto tengo la paz de saber que está recibiendo la nutrición que ella necesita gracias a mi leche. Si lo piensan de este modo, la mayoría de los niños de dos años siguen dependiendo de la leche para suplementar su alimento diario. La diferencia es que se les ha pasado de leche de humano a leche de vaca. El mismo objetivo, distinto animal. Y como yo amo amamantar, Amelie ama amamantar, y he sido bendecida con leche abundante, no veo el punto de pagar para comprar leche de otro animal para darle a mi hija humana.

En mi nuevo video muestro como estoy manejando el segundo tema. Nuestra idea de que es nuestra responsabilidad enseñarle a comer a los niños. Y lo que yo propongo es que no lo es! En temas de alimento he encontrado la paz en confiar en que mi hija tiene la habilidad y la determinación para aprender a comer sola. Así como aprendió a gatear sin mi ayuda, a pararse, a caminar y a hablar. Lo único que yo debo hacer es crear un espacio seguro y constante donde ella pueda practicar. Eso es todo.

Yo pienso que mi responsabilidad como la madre de Amelie es la de decidir cuando y donde se come. El qué y el como se lo dejo a ella.

Así manejo yo el cuando y el como:

CUANDO: Como Amelie va al daycare 3 o 4 días a la semana, yo hago lo posible por seguir el horario de comidas y siesta que usan allá, en los días en que ella está conmigo.

Otra forma en la que manejo el cuando es creando una rutina corta para antes de comer. La muestro en el video y ha sido importante porque le ayuda a prepararse mentalmente para la hora de la comida.

DONDE: Hago lo posible por estar en casa cuando llega la hora del desayuno, almuerzo y cena. Así podemos hacer la rutina de antes de comer. Hace unos meses, cuando Amelie era lo suficientemente alta para sentarse por si sola en una silla pequeña para niños, pasé nuestras comidas a su mesita pequeña. Esto puede ser incomodo para algunos, yo como soy más bien bajita quedo bien en la sillita y mesita. Lo hago porque veo lo importante que es para ella tener la independencia de decidir sentarse para comer y pararse cuando ya ha terminado.

Esta forma de comer me presentó el nuevo reto de lograr que Amelie se quede sentada para comer en vez de pararse a jugar. Así que cree una regla para manejar el donde. My regla dice que para comer tiene que estar sentada y no se permiten juguetes en la mesa. Cuando ella se para le retiro la cuchara y le digo que para seguir comiendo tiene que sentarse, de lo contrario yo estoy entendiendo que ella ya terminó de comer y puedo retirar su plato. Usualmente esto es suficiente para que ella se siente y siga comiendo un rato más. Se lo recuerdo cada vez que se levanta, con calma le recuerdo que para comer hay que estar sentada y levanto el plato para que ella no pueda comer hasta que no esté sentada de nuevo. Esto lo hago usualmente dos o tres veces hasta que llega un momento en el que la veo muy distraída y no parece escucharme cuando le hablo. Eso me dice que ella ya terminó de comer. Le digo que entendí que ella ya terminó así que voy a remover su plato. Aveces se molesta, pero la mayoría de las veces no le importa porque efectivamente ya había terminado. Cuando sí le molesta le digo que entiendo que le molestara que yo levantara el plato, que ya pasó la hora de comer, y que más tarde habrá otra oportunidad. Así estoy estableciendo reglas claras y evitando frustraciones ni presión innecesaria. Paciencia es la clave aquí porque me imagino que pasarán años antes de que ella se quede sentada una cena entera por su propia cuenta!

Así que para el tema de el qué y el comoPara el qué le ofrezco una variedad de comida y respeto su decisión de comer y dejar lo que ella quiera. Hago lo posible por mantener la variedad pero siempre incluyo algo que sé que le gusta y se va a comer. Arroz, pasta, papa, tomate, fresas… todas buenas opciones.

Para el como me establecí a mi misma la regla de no dirigirla cuando come. No le digo que coma, ni como come, ni cuanto come. Solo controlo donde come (en la mesa y sentada sin juguetes). No la manipulo pidiéndole que coma por mi, o un poquito más, o que se termine lo que le serví porque hay niños con hambre en Africa. A eso de los 14 meses comencé a dejar una cuchara o un tenedor en la mesa con la comida. No le mostré como usarlo aunque ella podía verme a mi como ejemplo. No le pedí que lo intentara. Simplemente lo dejé disponible para ella. Poco a poco comenzó a practicar y ahora los usa regularmente.

Eso es todo. Yo sé que cada padre tiene su propio modo. Este ha funcionado muy bien para mi porque mantiene las horas de la comida libres de estrés. Los resultados han sido positivos y eso me ha dado más confianza en mi método. Espero que a alguien le sea de ayuda también!

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.

 

Un año y medio después y nos mudamos de nuevo. Yo necesitaba un nuevo comienzo. Algo que simbolizara el principio de una nueva etapa. Un sitio que podamos llamar nuestro hogar por muchos años.

Desde que empecé a pensar en niños sabía que quería vivir en Burbank. Aunque a pocos minutos de donde vivíamos antes, es una ciudad independiente de la metrópolis de Los Angeles y por eso tiene su propia casa de gobierno, empresa de acueducto, electricidad, y más importante, sistema de educación. Los colegios tienen calificaciones altas, la ciudad es considerada segura, limpia, los parques bellos, y tiene un centro lindo donde salir a comer y de compras.

El problema es que como yo, muchos padres y futuros padres, quieren vivir en Burbank, así que la demanda de vivienda es grande, y cuando algo sale al mercado, se toma tan rápido que no hay tiempo para nada. Después de varias semanas buscando el sitio perfecto, llegamos a una casita pequeñita en la calle Catalina. Los que han seguido este blog saben de la importancia de ese nombre para mi. Y al entrar a la casita y ver lo linda que era. Con tanta luz, una cocinita nueva, pisos de madera, y patio pequeño para Amelie, en una zona tranquila… me pareció que la propia Catalina -mi Catalina- nos lo estaba mandando a nosotras.

Para más resultó que los dueños de la casita son Colombianos. Bogotanos como yo! Era perfecto. Todo perfecto. Aplicamos y fué nuestra. Empacamos y nos mudamos. Y ahora la llamamos nuestro hogar.

Tenemos un parque para niños a cada lado de la cuadra. Un árbol de mandarinas y uno de limón afuera. Los pajaritos cantan toda la mañana. El colegio elemental a solo 4 cuadras para cuando sea necesario. Un Target a 5 cuadras -que peligro!  Un gimnasio a solo 3 cuadras para cuando me decida a usarlo. Y otro montón de tiendas y cosas por visitar. Además de estar más cerca de muchas amigas que tenemos en la ciudad. Y aún a solo 10 minutos del daycare de Amelie.

Aquí van algunas fotos de nuestro nuevo hogar chiquitito. :)

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-2a

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-6

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-7

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-10a

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-9
diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-11

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-12

 

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-14

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-20a

diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-17
diseno-de-interiores-apartamento-pequeno-de-una-habitacion-19

 

 

 

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-4

El año pasado Amelie fue una bailarina. Este año fue un hadita inspirada en Campanita. En Abril la abuelita USA le regaló un vestido verde para pascua. Lo usamos y me pareció que sería perfecto para un disfraz de Campanita. Así que ya tenía el disfraz decidido con  6 meses de antelación.

Los abuelos USA llevaban desde Abril muy ilusionados con la idea y vinimos a pasar el fin de semana con ellos. Pensé que Amelie podía estar lo suficientemente mayor para disfrutar de pedir dulces, y el barrio donde viven los abuelos es de lo más tranquilo… perfecto para salir a caminar y pedir dulces!


disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-6

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-3
disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-8

Desde la mañana le hablé de Halloween. Le conté que se iba a poner el vestido y las alitas y saldríamos a pedir dulces a cada puerta diciendo ¨Trick or Treat¨. Le mostré su calabaza y le conté que la íbamos a usar para guardar todos los dulces.


disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-11

No sabía si se iba a aguantar el vestido y las alitas. A ella poco le gusta que le pongan cosas incómodas. Los zapaticos hacen ruido al caminar… todo un poco incomodo… Pero todo le pareció bien! Estaba muy concentrada observando cada cosa nueva. Tomó su calabaza como un trabajo serio y no la soltó.

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-13

Antes de salir hicimos una ronda de prueba. Los abuelos felices con cada momento y Amelie de muy buen ánimo para complacerlos a todos. Ella tocó la puerta, Chad abrió y le dió dulces. Ella sacó algunos y los guardó en su calabaza. Todo el tiempo muy concentrada en su tarea.

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-14
disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-16

Regresamos una hora después con una calabaza llena de dulces. Ella caminó, tocó puertas, cogió dulces, los guardó en su calabaza y siguió a la siguiente puerta. Nunca soltó su calabaza… aún cuando ya estaba pesada.

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-18

Al regresar sacó sus dulces y le dió uno a cada uno. Luego se sentó con calabaza en las piernas a mirar cada dulce…

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-22

… una de las casas le dio una cajita de Cracker Jack – palomitas de maiz con caramelo, tal vez lo menos peor de todo el arsenal. Por suerte ella parece más interesada en mirar el dulce que en comerlo!

disfraz para nina de dos anos en halloween campanita princesa hada madrina-1

Que buen Halloween! Todos estamos de acuerdo que ahora con Amelie cada fecha importante es aún más especial :)

2014-actividad-sensorial-para-ninos-en-halloween-bolsitas

Amelie aún está muy chiquita para entender bien todo el tema de Halloween y de pedir dulces. Pero en los últimos meses he notado que ella absorbe todo lo que le digo. Aveces hago algo y horas más tarde la descubro haciéndolo ella también!

Así que he pasado horas en el fabuloso Pinterest buscando ideas de actividades para niños chiquitos inspiradas en Halloween. Una de las ideas que encontré fué la de bolsitas sensoriales. Hace mucho quería prepararle bolsitas sensoriales a Amelie y esta es la oportunidad perfecta. No solo es un buen ejercicio sensorial, pero también una buen forma de introducirla a las formas y colores características de Halloween.

Compré todo lo que necesitaba para esto en la tiene de 99 centavos y me tardé 5 minutos en prepararlo. He dejado una de las bolsitas afuera y he visto a Amelie descubrirla varias veces y se queda unos minutos mirándola, tocándola y explorando.

Todo lo que necesitan es una bolsa re-sellable como las Ziploc, algún líquido – yo usé gel de cabello en una y gel antibacterial en otra -, y figuritas de colores, formas y texturas diferentes para que los niños toquen y exploren. You usé escarcha, pepitas, borradores pequeñitos con formas de Halloween e insectos plásticos.

——

Algunos que nos siguen en Instagram on en nuestra página en Facebook saben que estamos en plena mudanza. Este es el último video que grabé en nuestro viejo apartamento. Solo vivimos aquí poco más de un año pero cuantos momentos compartimos en esas paredes!

Recuerda subscribirte al canal de YouTube!

Te hace falta más criando bilingüe durante el día? Visítanos en Facebook aquí  y encuéntranos en Instagram aquí.